Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Verrugas

Las verrugas son lesiones de la piel con una capa córnea, circunscritas y de naturaleza benigna. Están producidas por una infección por algunos de los tipos del virus del papiloma humano, que pueden asentar en cualquier parte de la superficie cutánea y mucosas relacionadas (oral, genital y anal).

Características generales

Las verrugas afectan con más frecuencia a personas jóvenes y se transmiten por contacto, tanto directo como indirecto (ropas). También puede producirse por diseminación de unas áreas a otras en un mismo paciente.

Se clasifican en distintos tipos asociados a su vez a distintos tipos del virus del papiloma humano. Los más frecuentes en la clínica son:

a) Las verrugas vulgares, lesiones circunscritas del mismo color y generalmente sobresalientes de la piel, con superficie córnea y tacto rasposo. Pueden aparecer en cualquier superficie cutánea y se localizan preferentemente en el dorso de las manos y de los dedos.

b) Las verrugas palmares y plantares crecen hacia dentro en las palmas y bordes laterales de las manos o en las plantas de los pies. Éstas últimas son dolorosas al caminar.

c) Las verrugas planas, lesiones ligeramente elevadas, de 2-4 mm de diámetro, coloración similar a la piel normal. Su consistencia es blanda y la superficie suave al tacto. Suelen aparecer en cara y dorso de las manos.

d) Las verrugas genitales o condilomas pueden constituir una enfermedad de transmisión sexual muy contagiosa. Se presentan como lesiones verrugosas pero sin la capa córnea de las verrugas cutáneas. Son más frecuentes en mujeres y su mayor importancia radica en su posible relación, según el genotipo, con el cáncer de cuello uterino.

Las verrugas deben distinguirse del molluscum contagiosum, otra manifestación cutánea de origen viral relativamente frecuente en niños con síndrome de Down , sobre todo cuando acuden a comunidades veraniegas. Son pequeñas sobreelevaciones translúcidas con una pequeña depresión en su centro que pueden llegar a ser numerosas.

Síndrome de Down

En general, las verrugas cutáneas se hallan con cierta frecuencia en las personas con síndrome de Down.

Signos de alerta

Es importante tener en cuenta que las verrugas no representan un problema médico, no pueden afectar a un órgano interno ni pueden causar cáncer, a excepción de las verrugas genitales o condilomas relacionados con el cáncer de cuello uterino. Sin embargo en ocasiones pueden ser dolorosas, principalmente las localizadas en las plantas de los pies. Además pueden suponer un problema estético para el paciente ya sea porque aparezcan en número muy elevado, por su tamaño, o su localización.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Dado que las verrugas son procesos infecciosos, el modo de prevenirlas es evitar en lo posible el contacto con las lesiones de otras personas infectadas o en caso de presentar alguna lesión, evitar el contacto de la misma con otras áreas del cuerpo. Sin embargo no constituyen una contagiosidad obligada.

Las infecciones por virus causantes de verrugas genitales capaces de desencadenar a largo plazo un cáncer de cuello uterino pueden prevenirse con vacunas específicas: están indicadas en niñas a partir de los 9 años. En España se administran sistemáticamente a niñas de edades comprendidas  entre los 11 y 14 años.

No existe ningún tratamiento antivírico específico para el virus causal, de modo que lo que se pretende es destruir todas las células infectadas por el virus o lograr que el propio sistema inmune del paciente lo realice. El objetivo del tratamiento es eliminar las lesiones cutáneas causando el menor daño posible a los tejidos sanos. Se realiza mediante aplicaciones locales de productos prescritos por el pediatra o dermatólogo. Ya que un porcentaje importante de verrugas desaparece espontáneamente en el transcurso de meses o años no siempre está indicado realizar un tratamiento agresivo.

El molluscum puede ceder espontáneamente o requerir un raspado con cucharilla por parte del dermatólogo.

Ir arriba