Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Tiñas

Las tiñas son infecciones  superficiales de la piel por hongos (dermatofitos) que pueden afectar a piel, cabellos y uñas. Estos hongos poseen enzimas que les permiten utilizar la queratina de la piel y de los anejos como fuente de nitrógeno. Existen tres géneros de dermatofitos: Microsporum, Epidermophyton y Trichophyton, cada uno de ellos con varias especies

Características generales

Las manifestaciones clínicas y la  contagiosidad de la infección van a depender del tipo de hongo así como de otros factores relacionados con el paciente.  Los hongos transmitidos por los animales suelen producir una reacción inflamatoria intensa y a su vez son más contagiosos (tiña inflamatoria del cuero cabelludo), mientras que los hongos que habitualmente están en los suelos producen infecciones más leves. En relación con el paciente, existen numerosos factores que favorecen la aparición de estas infecciones: la infancia, las enfermedades inmunológicas, los tratamientos con corticoides, la diabetes melitus, las enfermedades de la piel como la ictiosis, la queratodermia palmoplantar o la atopia, la baja temperatura corporal, el clima húmedo y cálido, los traumatismos, la oclusión, la maceración o la sudoración de la zona.

Síndrome de Down

Según diversos estudios, las personas con síndrome de Down presentan una mayor predisposición a padecer infecciones fúngicas cutáneas por hongos, especialmente tinea pedis y onicomicosis. La tinea pedis es la forma de infección cutánea por hongos más frecuente. Es también conocida como “pie de atleta”. Se localiza en los pliegues interdigitales y en las plantas de los pies. Típicamente se relaciona con los adultos jóvenes deportistas que utilizan calzado oclusivo y, a menudo, andan descalzos por vestuarios públicos. Es frecuente en el síndrome de Down la tiña tipo mocasín que afecta a toda la planta del pie.

La onicomicosis es la afectación por hongos de las uñas y suele estar ocasionada por una afectación previa de las manos o de los pies (Fig. 2.37). Su elevada presencia en los pacientes con síndrome de Down, especialmente en edades adolescentes, puede relacionarse con la mayor frecuencia de actividades deportivas en comunidad realizadas por estos pacientes.

Signos de alerta

En los pies, la afección es sobre todo interdigital y plantar, con escozor, suele ser descamativa y puede producir un olor desagradable. Las uñas típicamente se engruesan y pueden presentar cambios en la coloración. La tiña cutánea se presenta en forma de placas de piel inflamadas, descamativas, a menudo con un borde rojizo característico en forma de anillo.

Es importante recordar que los hongos rara vez se propagan y causan una enfermedad grave. Sin embargo, en las personas con un sistema inmunitario débil por otras enfermedades pueden extenderse o hacerse crónicas.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Las infecciones localizadas leves responden bien al tratamiento  local de las lesiones, con cremas de antifúngicos. El tratamiento por vía oral es necesario si el local falla o si se trata de una área extensa. También en caso de afectación de las uñas o del pelo, es necesario un  tratamiento por vía oral.

La mejor manera de prevenir una infección es mantener la piel y sus anejos limpios y secos. Es recomendable cambiar a diario los calcetines y la ropa interior, especialmente en los meses de más calor, quitarse los zapatos al llegar a casa y exponer los pies al aire. Debe evitarse caminar descalzo en lugares públicos así como compartir calzado. En caso de que la tiña haya sido transmitida por un animal o mascota, ésta debe ser llevada al veterinario para someterlos a tratamiento.

Ir arriba