Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Terapia respiratoria

Los niños, en especial los recién nacidos y lactantes, cuando se resfrían, tienen tendencia a acumular secreciones a nivel de nariz y garganta (ver Rinitis). Sin embargo, en algunos casos, estas secreciones pueden acumularse en los pulmones, sobre todo en niños pequeños en los que es frecuente el desarrollo de bronquitis tras una infección viral.

Consideraciones generales. La terapia respiratoria es un conjunto de maniobras que ayudan al paciente con enfermedad respiratoria, como neumonía, bronquitis, obstrucción bronquial, asma o bronquiolitis, a mejorar su mecánica respiratoria.

Síndrome de Down

La expresión exagerada de genes que resulta de la trisomía 21 en el síndrome de Down puede causar o contribuir a déficits  del sistema inmunológico y a la predisposición para adquirir infecciones, tanto por bacterias (estafilococos, neumococo, Haemophilus), como por virus y hongos. Los niños con síndrome de Down  tienen menor capacidad para limpiar sus pulmones debido a un fallo en los mecanismos inmunitarios normales y a una pared torácica demasiado elástica y con poco músculo que dificulta la tos, que es un mecanismo natural de protección por su capacidad para eliminar secreciones. Finalmente, estas limitaciones predisponen estos niños a padecer fácilmente bronquitis y neumonía (ver Neumonía).

Orientaciones preventivo-terapéuticas

El objetivo de la terapia respiratoria es  ayudar a movilizar secreciones, eliminarlas, expandir los pulmones y la vía respiratoria (mediante el uso de aerosoles o nebulizadores), potenciar el uso de la musculatura respiratoria y favorecer la entrada del aerosol en los pulmones por vía inhalada.

Las técnicas más utilizadas incluyen el drenaje postural, la percusión del tórax, vibración, compresión y ejercicios de respiración profunda. Los ejercicios de respiración profunda, que enseñan al niño a utilizar la respiración diafragmática, favorecen el intercambio de aire en los pulmones. Sin embargo, esta técnica puede ser utilizada solo en niños que comprenden y colaboran, por lo que no puede ser utilizado en niños muy pequeños. Para la eliminación de las secreciones de los pulmones se utilizan técnicas de drenaje de secreciones que consisten en colocar al paciente en distintas posiciones mientras se realiza percusión del tórax con mano hueca (“clapping”) y vibración con el uso de vibradores. La tos es una respuesta refleja del tracto respiratorio que ayuda a eliminar las secreciones. Si ésta no se presenta espontáneamente, se la debe provocar, ya que es un mecanismo efectivo para limpiar los pulmones. No deberán, en general, practicarse en casos de trastornos importantes de coagulación, crisis asmática grave, traumatismos de cráneo u otros huesos del tórax afectados por fracturas.

Ir arriba