Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Soplo cardíaco

Se denomina soplo cardíaco a un sonido anormal que ocasionalmente se puede escuchar durante la auscultación cardiaca, que puede ser producido por turbulencias en la circulación de la sangre a través de las cavidades cardíacas, válvulas cardíacas, vasos sanguíneos próximos a la entrada o salida del corazón o a través de comunicaciones anómalas entre cavidades cardíacas o entre arterias principales.

Características generales

La auscultación de un soplo cardíaco no constituye necesariamente ninguna enfermedad, ni tampoco es necesariamente expresión de una anomalía. En la mayoría de los casos, sobre todo durante la infancia, se  ausculta con frecuencia el llamado “soplo inocente”, que no se asocia a ningún problema cardíaco ni de otro origen y que traduce las turbulencias o ruidos generados por la contracción vigorosa del corazón de un organismo sano, con paredes torácicas de poco grosor. Las características de este soplo son típicas, su audición varía con la posición del paciente y de una exploración a otra, de tal modo que para un explorador experto, son fácilmente reconocidos y diagnosticados. Tampoco, los llamados “soplos funcionales”, implican necesariamente una alteración cardiaca, y muchas veces traducen la frecuente hiperdinamia cardiaca del niño, en ocasiones más evidente después del ejercicio, en una situación de fiebre o anemia.

Los denominados “soplos orgánicos” sí que asocian patología cardiaca y traducen turbulencias generadas por el paso de la sangre por válvulas o estructuras cardíacas anormalmente estrechas o por el paso de sangre de una cavidad de alta presión a otra de baja presión (insuficiencias valvulares con regurgitación por cierre incompleto de las válvulas cardíacas, defectos de los tabiques y otros cortocircuitos) (ver Cardiopatías ). Sus características acústicas son bien definidas y permiten a un médico experimentado calificarlos como de orgánicos.

Ante la duda en la catalogación de un soplo, siempre que no se pueda descartar la existencia de cardiopatía, o para una mejor caracterización de la misma, la ecocardiografía-Doppler es la exploración de elección (ver Ecografía).

Síndrome de Down

Si por lo mencionando más arriba, se puede concluir que el hallazgo de un soplo cardíaco no necesariamente implica la existencia de una cardiopatía, lo contrario es también cierto, sobre todo en el Síndrome de Down

La ausencia de soplo tampoco excluye la existencia de cardiopatía. Por una serie de razones, en el síndrome de Down y más en los que padecen cardiopatías que cursan con hipertensión pulmonar, la pobreza de signos y síntomas clínicos es habitual, sobre todo en las cardiopatías graves y en las primeras semanas de la vida.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

En el síndrome de Down, por la alta posibilidad de padecer una cardiopatía, no hay que esperar la aparición del soplo o de otros signos clínicos para establecer la estrategia adecuada y durante las primeras semanas de vida, aún en ausencia de soplos u otros signos sugestivos de cardiopatía, debe procederse a realizar un estudio con  ecocardiografía-Doppler a fin de descartar con seguridad la existencia de cardiopatía o, en caso contrario, proceder al diseño de la estrategia de conducta más adecuada.

Ir arriba