Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Prematuridad

Todo niño que nace antes de las 37 semanas de edad de gestación se considera prematuro. Se distinguen diversos grados de prematuridad :

a) Prematuro límite: nacimiento entre las 36 y 37 semanas de gestación.

b) Prematuro moderado: nacimiento entre las 31 a 36 semanas. La supervivencia de estos niños suele ser buena en servicios que cuentan con tecnología adecuada; sin embargo, en instituciones del tercer mundo la mortalidad de estos niños puede ser de hasta el 60 por ciento.

c) Prematuro extremo: nacimiento entre la semana 24 y 28 de gestación. Para este grupo de niños es necesario utilizar métodos terapéuticos muy específicos y sofisticados. A pesar de un tratamiento adecuado en cuidados intensivos del neonato, la mortalidad de este grupo de bebés y las secuelas siguen siendo elevadas. Las secuelas de estos niños se refieren a trastornos de audición (sordera), trastornos de visión (ceguera total o parcial), lesiones pulmonares que pueden manifestarse con infecciones respiratorias frecuentes, asma, bronquitis, y finalmente, lesiones de tipo neurológico, que varían de leves a graves (caso de la parálisis cerebral infantil).

Consideraciones generales

La prematuridad suele ser consecuencia de diversas causas a)  Enfermedades de la madre, como infecciones graves, problemas de corazón, hígado, o enfermedades inmunológicas como el lupus eritematoso; b)  Problemas obstétricos como tumores de útero, infertilidad previa, gemelos o embarazos múltiples, amenaza de aborto, placenta previa y edad superior a 38 años; c) causas sociales: trabajo intenso, alcoholismo, desnutrición; d) Problemas cromosómicos: existe un riesgo tres veces mayor de nacer prematuro en los niños con problemas cromosómicos que en la población general.

Síndrome de Down

El periodo de gestación de los niños con síndrome de Down está a menudo algo acortado, pero la gran mayoría nacen en el momento adecuado, entre las 39 y las 42 semanas. El peso de los recién nacidos Down tiende a ser más bajo de lo habitual, independientemente del tiempo de gestación; su longitud tiende también a estar ligeramente reducida. Pero esto no debe ser confundido con una verdadera prematuridad, que no es en absoluto la norma.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Incluyen; desde el punto de vista preventivo a)  el control frecuente del embarazo ; b) reposo si existe amenaza de parto prematuro; c) evitar embarazos múltiples en el caso de métodos artificiales de concepción; d) si el parto tiene que llevarse a cabo necesariamente, es decir que no se puede controlar, se deberán madurar los pulmones del niño con administración de un preparado cortisónico (betametasona ) por vía intramuscular a la madre; e) disponer de un equipo preparado con neonatólogo, incubadora, oxígeno y pulmón artificial o ventilación mecánica. Los niños prematuros extremos deberán siempre nacer en centros especializados.

Las medidas terapéuticas que puede requerir un bebé prematuro competen a un Servicio de Neonatología. Algunas son básicas. Si un niño es prematuro y no respira con normalidad se deberá poner al niño en incubadora con oxígeno; si el niño continúa sin respirar bien se le deberá poner en pulmón artificial o ventilación mecánica. Actualmente existe una sustancia que se pone en los pulmones para que éstos puedan funcionar mejor disminuyendo la tensión superficial,  es el  llamado surfactante pulmonar.

Cuando el prematuro está ya en condiciones que permitan su traslado a su domicilio, deben seguir teniéndose en cuenta una serie de advertencias.

1ª El niño prematuro necesita un ambiente cálido: los prematuros son niños más delicados y no regulan bien la temperatura, por lo que pueden enfriarse o sobrecalentarse con facilidad.

2ª  El niño prematuro requiere comidas más frecuentes, de hasta casi cada hora y las tomas deben prolongarse a veces por más de 40 minutos.

3ª  El niño prematuro necesita un control de peso cada 4 o 5 días; para esto es importante estar en constante comunicación con el pediatra.

4ª El niño prematuro necesita un particular afecto y estímulos de tipo visual, auditivo y táctil (ver Atención temprana).

Signos de alerta

Un lactante nacido prematuro exigirá atención inmediata si a) no se alimenta adecuadamente, b) no gana peso, c) respira con dificultad, d) no tiene buen color (pálido, gris o morado), e) se encuentra inactivo, adormilado, f) vomita con frecuencia o llora permanentemente, y g) cualquier signo que se considere de preocupación.

Ir arriba