Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Otitis media

La otitis media constituye una infección del revestimiento cutáneo de la caja timpánica, que puede presentarse de forma aguda o crónica. En el primer caso se trata de una llegada de gérmenes al oído, generalmente en época invernal, durante o después de un resfriado o unas anginas, a través de la trompa de Eustaquio (Fig. 2.28). En el caso de una otitis crónica debe haber una perforación timpánica previa a través de la cual se produce una supuración más o menos constante.

Características generales

La otitis media aguda se presenta usualmente en niños, de forma repentina, en forma de un  dolor agudo, aunque en ocasiones esta fase puede pasar desapercibida. En ausencia de tratamiento, a las pocas horas aparece una perforación timpánica para dar salida a la secreción contenida en el oído medio, que aparece por el conducto auditivo. En este momento el dolor cesa, ya que desaparece la distensión timpánica que lo provocaba. El cuadro evoluciona hacia la curación espontánea, con cierre de la perforación timpánica en pocas horas o días.

Es posible que la perforación no llegue a cerrarse y la secreción persista, con lo cual el proceso puede cronificarse. En bastantes casos, la infección se cura pero la perforación persiste, por lo que cada entrada de agua en el oído provocará un nuevo episodio de supuración, ahora indolora ya que el tímpano no ofrece ninguna resistencia a la salida de la misma.

Síndrome de Down

Se ha mencionado con cierta frecuencia la supuesta mayor incidencia de otitis media aguda en el síndrome de Down  en edad infantil. Sin embargo, la experiencia del Centre Mèdic de la Fundaciò Catalana Síndrome de Down  no muestra una diferencia en la aparición de este proceso en relación con la población general.

Signos de alerta

El dolor agudo suele ser el primer síntoma, con frecuencia de inicio brusco y a menudo nocturno, aunque en el síndrome de Down  el dolor es muy bien tolerado e incluso ignorado. En este caso, el primer signo puede ser la presencia de una supuración, en ocasiones teñida de sangre (por la rotura timpánica).

Orientaciones  preventivo-terapéutico. El tratamiento consiste en evitar la entrada de agua en el oído hasta la curación y en una medicación antibiótica, que sin embargo no es siempre imprescindible puesto que la gran mayoría de otitis se curan de forma espontánea. Es importante asegurarse de que la infección se ha solucionado totalmente tras el tratamiento y que la perforación se ha cerrado espontáneamente. Si persiste la secreción por el conducto auditivo, es muy posible que el proceso esté entrando en una fase  crónica.

En ocasiones, tras la otitis aguda se presenta una otitis serosa por la existencia de mucosidad en la caja timpánica, que debe tratarse de forma adecuada (ver Sordera).

Dado que el germen más a menudo responsable de las otitis medias en niños es el neumococo, la vacunación sistemática de los lactantes con síndrome de Down  con vacunas antineumocócicas conjugadas puede prevenir un número significativo de casos de otitis media en estos niños.

Ir arriba