Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Otitis externa

La otitis externa es  una  infección aguda de la piel del conducto auditivo externo (Fig. 2.28). En un sentido estricto es exclusivamente una inflamación de la piel, ya que las estructuras propiamente auditivas como la membrana timpánica están totalmente sanas. Se caracteriza por su aparición en los meses estivales, usualmente en relación con baños en la playa o, más frecuentemente, en piscinas.

Características generales

Es muy usual su asociación con el empleo de bastoncillos con algodón para la supuesta limpieza de los conductos auditivos, práctica que debe ser totalmente evitada. Se manifiesta por un dolor intenso que puede durar horas o días, que va cediendo paulatinamente, con una discreta supuración del oído. Con frecuencia se acompaña de una cierta pérdida de la audición por el cierre del conducto debido a la inflamación. La presión sobre el cartílago del trago (que se halla por delante del conducto) es muy dolorosa.

Síndrome de Down

En el síndrome de Down, la estrechez de los conductos auditivos facilita esta infección, así como la presencia de cerumen o de restos epiteliales, por lo que se recomienda una exploración otológica antes de cada verano en personas predispuestas a esta alteración.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

No emplear ningún tipo de material para la limpieza de los conductos auditivos, especialmente bastoncillos. Es fundamental evitar la entrada de agua en el oído hasta que el proceso se haya curado totalmente, así como administrar analgésicos o antiinflamatorios para eliminar las molestias. Si se prescribe algún antibiótico es preferible hacerlo en forma de gotas directamente sobre el conducto auditivo, ya que llega mucho más fácilmente al foco infeccioso. Los antibióticos habituales por vía oral (penicilinas) son ineficaces por el tipo de bacterias causales, por lo que si el pediatra lo considera necesario (en casos graves) recomendará el tratamiento con antimicrobianos específicos.

Ir arriba