Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Leucemia

Los niños con síndrome de Down tienen cierta predisposición a padecer algunas enfermedades de la  sangre, en especial las leucemias, cuyo estudio corresponde a la especialidad médica de Hematología.

La sangre está constituida por el plasma y por las células sanguíneas. Éstas se originan en la médula ósea (parte esponjosa del interior de los huesos) y pueden ser de tres tipos:

a) Glóbulos rojos o hematíes, que transportan el oxígeno desde los pulmones hasta todos los tejidos.

b) Glóbulos blancos o leucocitos, cuya función es la defensa frente a las infecciones. Existen diversos tipos de leucocitos que desempeñan funciones distintas, según se originen de las células mieloides o linfoides.

c) Plaquetas que ayudan a formar los coágulos de sangre para evitar o detener las hemorragias.

Características generales de la leucemia.  La leucemia es un tipo de cáncer que se origina a partir de las células sanguíneas. Puede ser aguda o crónica. A su vez, puede clasificarse según el tipo de célula del que se origina. Las leucemias mieloblásticas se originan a partir de las células mieloides y las linfoblásticas  a partir de las células linfoides.

Se desconocen las causas de la leucemia, pero sí se conocen algunos factores que aumentan el riesgo a padecerla, como son determinados trastornos genéticos, entre los que se incluye la trisomía 21 y algunos factores ambientales, como la exposición a determinados agentes químicos.

Los principales síntomas de la leucemia aguda se deben al mal funcionamiento de las células leucémicas y a su crecimiento rápido. Estas células invaden la médula ósea e impiden la formación de células sanguíneas normales. Así, la disminución de los glóbulos rojos puede dar palidez, cansancio y debilidad. La falta de un buen funcionamiento de los leucocitos favorece las infecciones y la fiebre. La disminución de las plaquetas origina hematomas y sangrado en otras localizaciones. Otras manifestaciones de la leucemia pueden ser el aumento de tamaño de ganglios (adenopatías), del bazo o del hígado y los dolores óseos. Estos síntomas no son específicos de la leucemia y pueden presentarse en otras enfermedades.

El diagnóstico de la leucemia se establece por un análisis de sangre y un estudio de la médula ósea. El tratamiento consiste en quimioterapia y, en los casos más graves, además de la quimioterapia se realiza un trasplante de médula ósea.

Síndrome de Down

La leucemia aguda en el niño con síndrome de Down tiene una incidencia de 10 a 20 veces superior a niños sin el síndrome de Down (1 de cada 100 a 200 niños).  Estas leucemias pueden ser tanto de tipo mieloide como linfoide, con una incidencia similar. Las leucemias mieloides y un trastorno relacionado, característico de las primeras semanas de vida, la mielopoyesis anormal transitoria, tienen en el síndrome de Down unas características clínicas y biológicas muy peculiares, y una alta tasa de curación.  En cambio, las leucemias linfoblásticas son similares a las que presentan los niños sin Síndrome de Down

Globalmente, en los niños tratados adecuadamente, el pronóstico de los pacientes leucémicos con síndrome de Down es similar o mejor que el de los demás niños y depende del tipo de leucemia. Durante muchos años la tasa de curación de estos niños fue baja, debido al rechazo a tratar de forma intensiva las leucemias en pacientes con deficiencias mentales. Sin embargo, la curación de estos niños ha aumentado mucho desde que se les incluye  en los mismos protocolos de tratamiento quimioterápico intensivo que a los demás niños.

Signos de alerta

Un análisis de sangre en el período neonatal y los controles periódicos por parte del pediatra a través del seguimiento de un adecuado programa de salud,  pueden hacer sospechar la leucemia. Ante la presencia de algunos de los síntomas descritos en el apartado 2 (palidez, cansancio, dolores óseos, etc.) debe consultarse con el pediatra.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Deben seguirse los controles clínicos habituales por parte del pediatra, que ante los síntomas o signos de sospecha realizará las exploraciones complementarias que se precisen. Por el momento, no existe ninguna estrategia para disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad.

Ir arriba