Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Labios

Los labios forman la apertura de la boca y son la puerta de entrada al aparato digestivo. Son además necesarios para una correcta comunicación oral ya que  permiten la realización de numerosos sonidos.

Por otro lado, dado que en la cultura occidental el beso es una de las demostraciones afectivas más característica, los labios también representan un importante papel a nivel de la comunicación social.

Características generales

Los labios presentan una porción muscular central, de músculo voluntario, recubierta por piel en la zona que contacta con el exterior y por una mucosa en la zona interna. Su músculo más importante es el orbicular de los labios, que cierra el esfínter bucal, lo que es fundamental para una correcta respiración nasal. Existen además otros músculos que permiten la elevación, protrusión o descenso de los mismos.

La inervación motora de esta compleja arquitectura muscular la proporcionan las ramas del nervio facial, mientras que la inervación sensitiva corre a través de las ramas del nervio trigémino. Los labios presentan una rica vascularización determinada por las arterias labiales superior e inferior y el drenaje venoso se efectúa por las venas que derivan a la vena facial.

Síndrome de Down

Las personas con síndrome de Down presentan con frecuencia (hasta un 50% según algunos estudios) una hipotonía muscular que afecta a los labios provocando una incompetencia labial parcial. Esto se traduce en una tendencia a mantener la boca en posición abierta. Además, la protrusión habitual de la lengua hace que los labios estén a menudo humedecidos. Todo ello conlleva su frecuente inflamación y fisuración,  así como la aparición de boqueras, ya que humedad continua hace que la piel próxima a las comisuras se macere y se sobreinfecte generalmente por hongos. Dicho problema se agrava con el uso de prótesis. También se incrementa con la edad.

Signos de alerta

Las boqueras se presentan como un área enrojecida, inflamada, con pequeñas fisuras dolorosas y en ocasiones formación de costras alrededor de los pliegues de las comisuras bucales. Suele estar colonizada por el hongo Candida albicans, en cuyo caso presenta una fina membrana blanquecina que puede ser retirada fácilmente con una gasa.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Para prevenir la aparición de estas alteraciones a nivel de los labios, es importante que se mantengan secos. Existen métodos fisioterapéuticos que mejoran la hipotonía local del paciente con síndrome de Down y pueden modificar la característica postura bucal de reposo que favorece la humedad persistente en dicha área.

En caso de que aparezcan inflamación o fisuras en los labios, puede prevenirse la sobreinfección con la aplicación de preparados antisépticos locales. Si las lesiones están ya infectadas por Candida, la aplicación de un antifúngico local generalmente bastará para controlar el proceso.

Ir arriba