Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Ictericia

Se habla de ictericia cuando la piel presenta una coloración amarillenta producida por la elevación de los niveles de bilirrubina en la sangre.

Consideraciones generales. La bilirrubina es un producto de degradación de la hemoglobina, que a su vez es una proteína que se encuentra en el interior de los glóbulos rojos y se encarga del transporte del oxígeno a los tejidos. Al destruirse el glóbulo rojo, la hemoglobina liberada se transforma en bilirrubina. En condiciones normales ésta es transportada al hígado en donde se metaboliza y se elimina por la bilis. En los recién nacidos la destrucción acelerada de glóbulos rojos libera a la circulación una mayor cantidad de hemoglobina que se transforma en bilirrubina, que  no puede ser metabolizada por el hígado, incrementando así sus niveles en la sangre. Este proceso en la mayoría de los casos es fisiológico (normal) y los niveles de bilirrubina se normalizan a corto plazo sin llegar a producir daños en el organismo del recién nacido. Bajo ciertas circunstancias, como por ejemplo, en la destrucción masiva de glóbulos rojos que ocurre en la incompatibilidad Rh, la bilirrubina alcanza niveles tan elevados que puede depositarse en ciertas zonas del sistema nervioso central, provocando trastornos irreversibles como retraso mental, sordera o movimientos anormales (“querníctero”)

Síndrome de Down

Los niños recién nacidos con síndrome de Down tienden a mantener niveles altos de bilirrubina durante períodos de tiempo más prolongados de lo habitual.

Signos de alerta

En el hospital y luego en  casa es importante el control estrecho de las cifras de bilirrubina, por parte del personal médico y asistencial responsable del cuidado del bebé, con el objeto de  reconocer los niños en riesgo y poder instaurar una terapia adecuada y oportuna.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Es importante tener en cuenta los factores de riesgo que podrían agravar una ictericia con el fin de poder instaurar un tratamiento oportuno y prevenir complicaciones. Es el caso de una incompatibilidad sanguínea (grupo ABO y Rh), trastornos metabólicos familiares que han determinado la presentación de este trastorno en hijos anteriores, infecciones congénitas (toxoplasmosis), hipotiroidismo (relativamente frecuente en niños con síndrome de Down), infecciones o prematuridad. El tratamiento consiste en primer lugar, en corregir la causa de base cuando esto sea posible y luego, facilitar la eliminación de bilirrubina. Esto se consigue exponiendo la piel del bebé a una fuente de luz especial que induce una transformación molecular de la bilirrubina, permitiendo su eliminación por el riñón. Este efecto se consigue también por exposición a la luz solar.

Ir arriba