Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Gripe

La gripe es una enfermedad infecciosa de las vías respiratorias altas, muy contagiosa, causada por los tipos A, B o C del virus gripal (o virus Influenza). No debe confundirse con el resfriado común, ocasionado por otros virus y que suele cursar con síntomas más leves.

Características generales

La gripe se presenta, en general, en forma de epidemias anuales con una clara estacionalidad, en los países occidentales en invierno, durante la época de las lluvias en los trópicos y entre abril y septiembre en el hemisferio sur.

La enfermedad empieza bruscamente con fiebre, dolor de cabeza, congestión nasal, quebrantamiento general y tos. En los niños, son frecuentes las manifestaciones gastrointestinales (vómitos, diarrea). Los síntomas persisten de 3 a 7 días, aunque la tos puede prolongarse más tiempo. La infección gripal facilita la instauración de otras infecciones, sobre todo en niños con factores predisponentes; la mayoría de ellas son bacterianas y afectan al tracto  respiratorio: otitis, sinusitis, neumonía.

Síndrome de Down

En niños con síndrome de Down se han demostrado anomalías en su respuesta inmunitaria frente a la infección por virus gripales, lo que puede acarrear un curso evolutivo más grave y la presentación de complicaciones. Por otra parte, en estos niños concurren con cierta frecuencia trastornos que pueden facilitarlas, como cardiopatías congénitas, bronquitis crónica o diabetes.

Signos de alerta

La gripe es una enfermedad que se autolimita. La presencia de fiebre elevada, incluso superior a 39º C, es habitual y no constituye un signo de alarma. Debe en cambio consultarse con el pediatra si los síntomas duran más de 1 semana o si aparece dificultad respiratoria, dolor o supuración de los oídos o signos de alteración del sistema nervioso.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

El tratamiento de la gripe no se realiza con antibióticos, excepto en caso de sobreinfección bacteriana, que debe ser evaluada por el médico. Se basará en medidas sintomáticas contra la fiebre (paracetamol o ibuprofeno, abundante ingestión de agua) y eventualmente contra la tos. Aunque existen medicamentos antivíricos específicos contra la infección gripal, su eficacia es reducida y facilitan la aparición de resistencias del virus, por lo que  no son de uso habitual.

La prevención es importante. Deben evitarse los contagios. La vacunación antigripal anual es una medida preventiva que debe considerarse en todos los niños con síndrome de Down, tanto los que presentan factores de riesgo de complicaciones como los que no los padecen, por las razones expuestas anteriormente. Es una indicación contemplada en los manuales de vacunaciones de algunas comunidades autónomas españolas. Las vacunas actualmente disponibles son inyectables y pueden administrarse a partir de los 6 meses de edad. En Estados Unidos se están ya utilizando vacunas de aplicación intranasal en forma de aerosol, que en un futuro próximo podrán  desplazar a las inyectables.

Ir arriba