Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal o piorrea consiste en una inflamación de la encía (gingivitis) debida fundamentalmente a un proceso infeccioso, aunque pueden intervenir otros factores hormonales y genéticos. Puede extenderse y  afectar los tejidos de soporte (hueso) del diente (periodontitis).

Características generales

La gingivitis se manifiesta por unas encías enrojecidas (de un color rosado pasa a rojo intenso), inflamadas y con sangrado espontáneo (Fig. 2.20). Cuando el proceso se agrava y se desarrolla una periodontitis, se observa además pérdida de encía y movilidad del diente que finalmente cae espontáneamente.

Síndrome de Down

Los niños con síndrome de Down son más propensos a sufrir enfermedad periodontal y ésta tiende a ser más intensa. Esto es debido a que presentan alteraciones genéticas que afectan el tejido de soporte, trastornos en la respuesta inmunológica (defensas) frente a la enfermedad periodontal y a cambios hormonales propios en la pubertad. Puede aparecer pronto, a los 3-4 años de edad. Se localiza básicamente en los incisivos inferiores y superiores tanto en los de leche como en los definitivos y en los primeros molares permanentes. Es a partir de los 11-12 años cuando la enfermedad periodontal en su forma avanzada (periodontitis) se va instaurando y progresa con la edad, generalmente a brotes.

Signos de alerta

La gingivitis no es dolorosa y como se ha  comentado, debe controlarse la coloración de la encía, su grosor y  la presencia o no de sangrado con el cepillado o espontáneamente.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Dada la susceptibilidad de los niños con SD a padecer gingivitis y periodontitis su prevención es de suma importancia. Se recomienda una buena higiene dental, el uso complementario de colutorio especial para las encías (clorhexidina y triclosán) y visitas periódicas al odontopediatra. El tratamiento de la gingivitis consiste en la enseñanza de un correcto cepillado (ver Higiene dental). En el caso de estos niños conviene que los padres colaboren de manera intensa y les ayuden. Pueden usarse los reveladores de placa, que son unas tabletas que se disuelven en la boca y tiñen la superficie del diente que está sucia de placa dental. De esta forma se controla el nivel de placa, factor determinante en el proceso de la gingivitis. En la mayoría de los casos es necesario el uso de colutorios especiales para la gingivitis. Se aplica el líquido con bastoncillos de algodón sobre la encía de los dientes afectados. Si el niño es capaz de conservar el líquido un minuto en la boca y escupirlo después, se recomienda usarlo como enjuague. En los casos más graves está indicado el tratamiento con antibióticos. Puede ser necesario realizar limpiezas bucales, raspados u otras intervenciones en las encías. Si el niño no colabora puede ser necesaria una medicación ansiolítica o sedante.

Ir arriba