Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Diabetes

La diabetes mellitus es una enfermedad producida por un exceso de glucosa en sangre, debido a una falta de la secreción o bien a un fallo de la acción de la insulina. La insulina es una hormona que se produce y secreta desde el páncreas, cuya función es regular los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. Cuando el cuerpo deja de fabricar insulina los niveles de glucosa en sangre, llamados glucemia, aumentan por encima de los valores normales y se produce una enfermedad llamada diabetes.

Características generales

Existen básicamente dos tipos de diabetes, la diabetes mellitus tipo 1 y la diabetes mellitus tipo 2.

La diabetes mellitus tipo 1 es la que se diagnostica en la infancia o juventud. Aparece de forma brusca con los síntomas característicos de exceso de sed, lo que se llama en terminología médica polidipsia, aumento de la cantidad de orina o diuresis, que se llama en terminología médica poliuria, pérdida de peso y cansancio. Se presenta en niños con peso normal o frecuentemente tras un período de rápida pérdida de peso. El tratamiento se basa siempre, además de en la dieta adecuada, en la administración de insulina y el análisis de la glucemia capilar.

La diabetes mellitus tipo 2 es la que se diagnostica en la edad adulta. En general se asocia a exceso de peso u obesidad. En general no aparece de forma brusca con los síntomas característicos antes descritos, sino que se suele detectar en análisis rutinarios de sangre en los que el valor de la glucosa en sangre o glucemia es superior a 126 mg por decilitro. El tratamiento se basa fundamentalmente en una dieta adecuada y medicamentos denominados hipoglucemiantes orales, que son pastillas para disminuir los niveles de azúcar en la sangre. En algunas circunstancias es preciso también administrar insulina inyectada y el análisis de la glucemia capilar.

Síndrome de Down

Los niños con síndrome de Down tienen una mayor predisposición a sufrir diabetes mellitus tipo 1 que la población general. Las características de la diabetes no difieren de las generales de la diabetes tipo 1. Precisan el tratamiento con varias inyecciones de insulina diarias, el seguimiento de una dieta adecuada y la medida de la glucemia capilar antes de cada inyección de insulina.

Signos de alerta

Si un niño con síndrome de Down tiene alguno de los síntomas de la diabetes: exceso de sed  (polidipsia), aumento de la cantidad de orina  (poliuria), o volver a tener incontinencia urinaria nocturna (hacerse pipí en la cama), pérdida de peso o cansancio excesivo, debe sospecharse una diabetes mellitus tipo 1. En estas circunstancias se debe realizar un análisis de sangre que incluya la medida de la glucemia, o incluso simplemente una prueba con una gota de sangre del dedo, medida con tiras reactivas específicas y máquinas de lectura de estas tiras, o con un análisis de orina, y tiras reactivas con una escala de colores.

La hipoglucemia es un descenso de los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre hasta valores por debajo de la normalidad. Puede aparecer en personas con diabetes que requieren tratamiento con insulina. Sus síntomas incluyen sudoración, malestar, visión borrosa, palpitaciones, sensación de hambre e incluso pérdida de conciencia. Se soluciona, si es leve, tomando alimentos ricos en azúcar por boca.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

En cuanto a las actividades preventivas, actualmente no existen normas que  ayuden a evitar la aparición de la diabetes mellitus tipo 1 en los niños con Síndrome de Down

No existen normas alimentarias, de estilo de vida, de actividad física o complejos vitamínicos que eviten la aparición de la diabetes mellitus tipo 1 en los niños con síndrome de Down.

En cuanto a las actividades preventivas para la diabetes tipo 2,  que aparece en los adultos con sobrepeso u obesidad, las normas encaminadas a prevenir o tratar la obesidad pueden disminuir claramente la probabilidad de sufrir este tipo de diabetes en un futuro, en los niños con Síndrome de Down

Las normas alimentarias de una dieta equilibrada y la actividad física son muy importantes para evitar la aparición de la diabetes mellitus tipo 2.

Ir arriba