Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Depresión

El trastorno depresivo es una alteración persistente del estado de ánimo que se acompaña de pensamiento pesimista, incapacidad para disfrutar y disminución de la energía vital

La depresión puede ser una respuesta emocional normal a los acontecimientos adversos de la vida, en especial cuando se producen pérdidas importantes. En algunos casos, sin embargo, la depresión se prolonga y se hace más grave o en ocasiones aparece sin ninguna relación con un acontecimiento desencadenante. Es en estos casos cuando se puede hablar de enfermedad o trastorno depresivo.

Características generales

Los síntomas depresivos son frecuentes en la población general y tienen una prevalencia aproximada del 13-20%. Son más frecuentes en mujeres.

Los síntomas siguientes pueden formar parte de la enfermedad depresiva:

  • Tristeza, fatiga, pérdida del apetito, alteraciones del sueño, dolores de cabeza,
  • Hipocondría, pérdida de peso, pérdida de interés y capacidad para divertirse, disminución de la capacidad de concentración, llanto frecuente, ansiedad, agitación, ideas de suicidio, irritabilidad, quejas somáticas (físicas).
  • El trastorno depresivo fundamental es la depresión mayor. Cuando los episodios de depresión mayor se repiten, se califica como recurrente. Cuando el episodio depresivo se alterna con episodios maníacos (estado de ánimo elevado, euforia), se denomina trastorno bipolar. Cuando los síntomas depresivos son de menor intensidad y mayor duración, el cuadro se denomina distimia.
  • Es frecuente encontrar cuadros depresivos junto con otros trastornos mentales (esquizofrenia, trastornos de ansiedad, alcoholismo, trastornos alimentarios, trastornos de personalidad). A veces los síntomas depresivos son atribuibles a enfermedades médicas (enfermedad de Alzheimer, Parkinson, hipotiroidismo, diabetes, infarto de miocardio, sida, cáncer, infecciones virales) o al consumo de fármacos o drogas (anticonceptivos, propanolol, reserpina).

Síndrome de Down

La depresión es el trastorno psiquiátrico más frecuente en las personas con Síndrome de Down

La tasa de depresión en la población síndrome de Down  es superior a la población general. Es frecuente que la depresión en las personas con síndrome de Down  pase desapercibida dada su dificultad para verbalizar el malestar y por la presentación frecuente de los cuadros depresivos en forma de síntomas somáticos (corporales). Es frecuente que los trastornos depresivos produzcan en los pacientes síndrome de Down  una desorganización del pensamiento y de la conducta y se manifiesten con síntomas psicóticos.

Las enfermedades médicas asociadas más frecuentemente con depresión en las personas con síndrome de Down son la enfermedad de Alzheimer, en adultos, y el hipotiroidismo. Entre los posibles desencadenantes más frecuentes de una depresión en la población Down hay que destacar los siguientes: abuso físico y sexual, dificultades para aceptar la condición de ser síndrome de Down (en especial en la adolescencia), pérdidas de personas próximas y significativas (muerte, separación), cambios de escuela, taller, vivienda o puesto de trabajo y pérdidas de visión o audición.

Signos de alerta

Son signos de alerta los siguientes síntomas: decaimiento general, cansancio, aislamiento, crisis de llanto, labilidad afectiva, insomnio, ansiedad, miedos, enlentecimiento psicomotor, pasividad, apatía, pérdida de apetito.

 

Orientaciones preventivo-terapéuticas

El tratamiento con medicamentos antidepresivos es el tratamiento de elección en los trastornos depresivos. Si están presentes manifestaciones psicóticas es necesario añadir un fármaco antipsicótico.

La psicoterapia individual, la psicoterapia de grupo y las entrevistas con la familia o grupo primario de apoyo pueden mejorar sensiblemente la evolución en los cuadros depresivos en personas con síndrome de Down, sobre todo en aquellos cuadros desencadenados por factores externos.

Ir arriba