Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Deambulación

La deambulación es la acción de marchar o de pasearse, la adquisición de la marcha de manera autónoma. La deambulación es el principal logro motor del niño ya que le permite explorar su entorno y aumentar su independencia.

Características generales

En la población general, la edad media en la que los niños adquieren la marcha autónoma gira alrededor de los 12 meses, con un intervalo que va de los 8 a los 18 meses. Algunos niños antes de iniciar la deambulación pasan por un período de gateo que se inicia entre los 6 y los 10 meses. Otros, en cambio, omiten esta etapa  hasta que aprenden a mantenerse de pie y finalmente a caminar.

Síndrome de Down

En niños con síndrome de Down, la edad media de adquisición de la marcha autónoma es de 20 meses, con un intervalo que va de los 12 a los 45.

Los niños con síndrome de Down tienen una serie de alteraciones del sistema músculo esquelético que afectan a su desarrollo psicomotor  y que dificultan la adquisición de la marcha: hipotonía muscular (disminución de la tensión del músculo o tono), laxitud ligamentosa (aumento de la flexibilidad de las articulaciones),  reducción de la fuerza y  extremidades más cortas.

Signos de alerta

Todos los niños con síndrome de Down, a menos que presenten alguna otra patología orgánica no asociada al síndrome, caminan de manera autónoma. Algunos niños con síndrome de Down, debido a las alteraciones del sistema músculo-esquelético, durante la adquisición de la deambulación, desarrollan patrones de movimientos compensatorios anormales como andar con las caderas  en rotación externa, las rodillas rígidas, los pies planos y vueltos hacia fuera. En estos casos se recomienda una consulta al pediatra para valorar la situación y derivar a un centro de atención temprana donde podrán ayudar al niño a corregir estos movimientos.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Para ayudar al niño con síndrome de Down  en el proceso de adquisición de la marcha autónoma es recomendable pedir orientación profesional. Ésta podrá realizarse en un centro de Atención Temprana a través de un fisioterapeuta, entendiendo que la fisioterapia, en estos casos,  es de carácter preventivo y no acelera el proceso sino que ayuda a evitar que el niño desarrolle patrones de movimientos compensatorios anormales que podrían acabar en problemas ortopédicos y funcionales. Por tanto, es importante la realización de una consulta preventiva y  de un seguimiento de la evolución

Ir arriba