Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Apneas

Apnea es la ausencia de flujo de aire por nariz y boca durante por lo menos 10 segundos de duración. Las apneas se clasifican en 3 grupos: a) centrales, en las que no existe esfuerzo respiratorio; b) obstructivas, en las que hay esfuerzo respiratorio pero no hay flujo de aire y c) mixtas, que son las que comienzan sin esfuerzo respiratorio y éste aparece posteriormente. En ocasiones, en vez de ausencia de flujo de aire se produce solo disminución y es lo que se conoce como hipopnea.

Características generales

La aparición de apneas obstructivas o hipopneas durante el sueño, si son frecuentes y se repiten a lo largo de la noche, puede indicar la presencia de un trastorno del sueño conocido como “síndrome de apneas-hipopneas obstructivas del sueño”. Este síndrome se acompaña de distintas manifestaciones clínicas durante la noche entre las que destaca el ronquido intenso, (aunque no siempre que un niño ronca significa que tenga apneas) y las paradas de la respiración durante el sueño. Además, pueden presentarse movimientos anormales y repetidos y también pueden observarse posturas poco habituales durante el sueño, como sentarse en la cama o inclinarse hacia delante y respirar con la boca abierta. También presentan otras manifestaciones características durante el día, especialmente somnolencia y falta de atención que dificulta el aprendizaje. En algunos casos pueden mostrarse irritables con sus familiares o compañeros.

Síndrome de Down

Los niños con síndrome de Down presentan el síndrome de apneas hipopneas del sueño con más frecuencia que los niños de la población general. El hecho de que puedan presentar un cuello corto, hipertrofia de amígdalas y adenoides, barbilla pequeña, lengua de mayor tamaño, una disminución del tono muscular y la tendencia a la obesidad, predispone a la presentación de apneas durante el sueño.
Si bien en el síndrome de apneas hipopneas del sueño predominan las apneas obstructivas, en el SD aparecen también abundantes apneas centrales, lo que puede estar en relación con la hipotonía muscular propia de estos niños y la posible implicación del sistema nervioso central.

Signos de alerta

Si los padres o cuidadores observan que el niño ronca cuando duerme, presenta paradas de la respiración y adopta posturas anormales o movimientos raros, durante el día está somnoliento o se muestra irritable con sus hermanos, amigos o personas con las que habitualmente se relaciona y presenta una falta de atención con disminución de su rendimiento escolar, deben consultar con el pediatra, quien lo valorará y en caso necesario lo dirigirá al especialista para que determine la necesidad de su estudio mediante técnicas específicas ( polisomnografía del sueño).

Orientaciones preventivo terapéuticas

Es importante el control del peso de los niños para evitar la obesidad, uno de los factores que favorecen la aparición de apneas del sueño; pero cuando aparecen los síntomas es necesario la consulta con los especialistas para tratar esta alteración y evitar que se agrave e interfiera en su desarrollo físico e intelectual. Las medidas terapéuticas deben adaptarse a cada caso, oscilando entre tratamientos posturales, la administración de aire a presión positiva por medio de un mecanismo adecuado (CPAP) o intervenciones quirúrgicas que eliminen obstáculos a la respiración normal que incluyen, entre otros, la extirpación de amígdalas o adenoides.

Ir arriba