Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Apgar

La puntuación de Apgar es el primer examen que se realiza al recién nacido, y se lleva a cabo en la habitación donde se produjo el parto. Esta prueba fue desarrollada en 1952 por la anestesióloga Virginia Apgar. Se trata de un examen médico creado para evaluar rápidamente la condición física de los recién nacidos después del parto y para determinar la necesidad inmediata de cualquier tratamiento adicional o emergencia médica.

Características del test de Apgar

Generalmente, se realiza dos veces: la primera vez al transcurrir un minuto después del nacimiento y la segunda vez, cinco minutos después del nacimiento. En ocasiones fuera de lo común, si existen problemas graves relacionados con la condición del bebé y los primeros dos resultados de la prueba tienen una puntuación baja, la prueba puede realizarse una tercera vez a los 10 minutos después del nacimiento del bebé.
Se utilizan cinco factores para evaluar la condición del bebé. Cada factor se evalúa utilizando una escala del 0 al 2:

  • frecuencia cardiaca
  • esfuerzo respiratorio
  • tono muscular
  • irritabilidad refleja
  • coloración

Los médicos, las comadronas y enfermeros incluyen estos cinco factores para calcular la puntuación, que se evalúa del 0 al 10. La puntuación más alta posible es 10 (Tabla 2-1)
Un bebé con una puntuación de siete o superior a siete, tras haber transcurrido un minuto después del nacimiento, es generalmente considerado un bebé con buena salud. Sin embargo, una puntuación inferior no significa que el bebé tenga mala salud o sea atípico. Por ejemplo, una puntuación entre cuatro y seis tras realizar la prueba después de transcurrir un minuto indica que el bebé necesita atención especial inmediata, aspiración de los conductos respiratorios u oxígeno para ayudarlo a respirar. Un recién nacido con una puntuación inferior a cuatro puede requerir atención médica intensiva y medidas de emergencia como la administración de oxígeno, fluidos, medicamentos, y observación en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.
Al transcurrir cinco minutos del nacimiento, la puntuación de Apgar se vuelve a calcular y si la puntuación no ha mejorado hasta el número siete (o un valor mayor a siete), deberá continuarse toda medida médica necesaria, controlando cuidadosamente al bebé. Algunos bebés nacen con problemas cardíacos o pulmonares que requieren atención médica especial, mientras que otros simplemente tardan un poco más de tiempo en ajustarse a la vida fuera del vientre materno. La mayoría de los recién nacidos con puntuaciones iniciales inferiores a siete estarán bien.
Por ello, es importante que las parejas primerizas pongan en perspectiva a la puntuación de Apgar de su bebé.
Cabe indicar que dicha prueba fue diseñada para ayudar a los profesionales a cargo del cuidado del recién nacido y para confirmar su condición física general, con el fin de que éstos puedan actuar con rapidez y eficiencia frente a eventuales emergencias médicas que puedan plantearse. Es decir, la puntuación de Apgar no fue diseñada para pronosticar la salud del bebé a largo plazo, ni su comportamiento, estatus intelectual o productividad. Finalmente, cabe decir que pocos bebés obtienen una puntuación de 10/10, y los bebés perfectamente saludables a veces obtienen una puntuación más baja de lo común, especialmente a los pocos minutos del nacimiento.
Asimismo, se deberá tener en cuenta que una puntuación de Apgar ligeramente baja (especialmente la primera, es decir transcurrido un minuto) es normal para algunos recién nacidos, sobre todo si nacen tras embarazos considerados de alto riesgo, partos por cesárea o partos con complicaciones.
Las cifras más bajas en la puntuación de Apgar son frecuentes en bebés sanos prematuros, quienes suelen tener una tonicidad muscular inferior a los bebés que nacen tras nueve meses de embarazo, y necesitando en muchos casos, una vigilancia especial y asistencia para la respiración debido a sus pulmones inmaduros.

Síndrome de Down

Existen estudios que evidencian un mayor porcentaje de niños con bajo peso al nacimiento dentro de éste síndrome. Además, en un 25% de los casos, los niños con SD presentan una baja puntuación de Apgar que puede deberse al bajo peso, a la hipotonía propia del síndrome o a factores de adaptación y que, con una buena supervisión médica, pueden ser superados. La presencia de una cardiopatía congénita puede influir en una baja puntuación del Apgar; por eso estos bebés requerirán después del nacimiento la evaluación de un cardiólogo pediatra, con el fin de descartar cualquier tipo de problema cardiaco.

Ir arriba