Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Apetito

El apetito humano es el resultado de interacciones entre factores fisiológicos, psicológicos y medioambientales que se traducen por un perfil de motivaciones y de hábitos alimentarios que reflejan las regulaciones del apetito en el curso del tiempo.

Se puede describir el apetito como la motivación que conduce a buscar el alimento, escogerlo e ingerirlo.

Características generales

La regulación interna de los aportes alimentarios se basa en dos mecanismo principales: la hartura (que determina el cese de la toma alimentaria) y la saciedad (que determina el intervalo entre dos tomas alimentarias).

El apetito se caracteriza por varios parámetros destacables:

Las motivaciones alimentarias o sensaciones subjetivas, particularmente la sensación de hambre.

Los aportes energéticos y nutricionales de cada ingesta alimentaria.

La distribución de las comidas y la copiosidad de las mismas.

Síndrome de Down

En personas con SD, normalmente el apetito se puede alterar por diversas causas, siendo las más comunes los trastornos emocionales (nerviosismo, ansiedad), infecciones, alteraciones hormonales (del tiroides) y medicamentos.

 Signos de alerta

Se deberá solicitar atención médica en casos de pérdida de peso involuntaria o aumento de peso por incremento de la ingesta debido a alteración del apetito normal del niño.

Orientaciones preventivo-terapeúticas

Se pueden considerar bajo dos niveles:

¿Cómo regular el apetito mediante la alimentación? La composición de los alimentos interviene de manera importante en la regulación de la toma alimentaria, actuando a su vez en dos niveles: a) influenciando la densidad energética de los alimentos y  b) por el papel directo de los nutrientes sobre la saciedad, durante su asimilación.

Actualmente se considera que las proteínas poseen un poder saciante más elevado que los azúcares y las grasas. Es decir, que 100 calorías de proteínas sacian más que 100 calorías de azúcar, aumentando en varias horas la sensación de saciedad.

Por otro lado, la fibra alimentaria modifica varias propiedades de los alimentos que estimulan la saciedad, palatabilidad, textura etc. Los alimentos ricos en fibras necesitan mayor y más larga masticación, por ello se reduce la velocidad de ingestión y aumenta el volumen gástrico favoreciendo la sensación de saciedad de forma precoz.

Prevención: como aumentar la sensación de saciedad

Comer cada 4-6 horas, mínimo 5 ingestas al día.

Potenciar el consumo de productos integrales (pasta y pan integral, cereales integrales, galletas integrales, harina integral).

Comer verduras y frutas a diario, preferiblemente con piel. Tomar fruta entera mejor que zumos. No zumos envasados.

Las legumbres contienen gran cantidad de fibra; consumirlas solas o acompañadas con arroz, carne, en ensaladas, etc.

Realizar las cocciones de pasta y verduras al dente (los minutos que indique el envase).

Se recomienda comer los hidratos de carbono (pasta, arroz, patatas) mezclados con proteínas, grasas o fibra. Por ejemplo:

Pasta con carne picada y tomate, o pasta con verduras, con diferentes salsas.

Arroz con verduras, legumbres con arroz

Patata fría en ensalada, ensaladilla

Pan en forma de bocadillos o tostadas con embutido

Utilizar salvado, avena y germen de trigo en distintas preparaciones como albóndigas, mezclados con yogur, en pan.

Ir arriba