Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Anestesia

La anestesia es un procedimiento médico utilizado para eliminar el dolor que se genera en la cirugía, o cuando se requiere inmovilizar al niño para realizar procedimientos diagnósticos o terapéuticos.

Características generales

Hay tres clases de anestesias: local, regional y general.
Con la anestesia local se bloquea la sensación de dolor en la zona que se desee, empleando sustancias que se inyectan únicamente alrededor de ella.
Con la anestesia regional la zona que se va a bloquear es más amplia, porque lo que se requiere el bloqueo de grandes nervios o grupo de nervios. Un ejemplo es la anestesia peridural para realizar una cesárea.
Con la anestesia general, además de la eliminación completa del dolor, se induce un sueño controlado, con lo cual se puede intervenir al paciente con toda comodidad. Para esto, es necesaria la administración de anestésicos por vía intravenosa o en forma de gases. En el caso de niños, sometidos a anestesia general, éstos deberán tener colocado un tubo endotraqueal, para garantizar una vía aérea permeable y segura para su ventilación y oxigenación

Síndrome de Down

Los niños con SD presentan una marcada predisposición a infecciones respiratorias, debido a la relativa deficiencia inmunitaria asociada, que pueden complicar de manera importante el periodo postoperatorio,.
En algunos pacientes puede haber un grado importante de obstrucción de la vía aérea y apnea de sueño (ver Apneas). Es particularmente importante conocer si existe una inestabilidad o una luxación de las vértebras cervicales (ver Columna vertebral y Luxaciones), a tener en cuenta en los procedimientos anestésico y operatorio para prevenir potenciales lesiones de la médula espinal.
También existe mayor incidencia de estrechamiento de la vía respiratoria por debajo de la glotis, lo que hace necesaria la utilización de un tubo endotraqueal más pequeño que el convencional utilizado para otros niños. El cuidado postoperatorio y su retirada deben ser mucho más cuidadosos debido a la mayor incidencia de edema o hinchazón de la laringe (que produce obstrucción laríngea, lo cual hace necesario en ocasiones la utilización de corticoides antes de retirar el tubo).

Signos de alerta

Antes de una anestesia general es siempre necesaria una evaluación preanestésica de la posible existencia de los factores de riesgo citados.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Todo procedimiento anestésico regional o general, requiere que el paciente esté en ayunas por lo menos cuatro horas antes de la intervención. Es importante que el estómago se encuentre vacío para evitar que el paciente vomite al inicio o durante la anestesia, ya que el vómito en un paciente dormido complicará todo procedimiento si el contenido del estómago es aspirado y se introduce en los pulmones.
Actualmente no se admite una anestesia sin un control contínuo de las contracciones cardíacas, la oxigenación de la sangre, la tensión arterial, temperatura, etc., información que proveen los monitores especiales que se emplean en los quirófanos

 

Ir arriba