Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Análisis de sangre

El análisis de sangre habitual comprende el hemograma y el examen bioquímico. El hemograma consiste en el recuento de las células que contiene la sangre: hematíes (o glóbulos rojos), leucocitos (o glóbulos blancos) y plaquetas. La bioquímica mide sus componentes químicos. Las alteraciones de los valores normales pueden indicar la presencia de enfermedad o alertar sobre su posible desarrollo y nos permite controlar su curso, Su detección puede exigir la práctica de análisis adicionales, más específicos o complejos.

Características generales

Los resultados normales de un análisis de sangre no son uniformes: oscilan entre unos límites “fisiológicos”. La interpretación de posibles desviaciones compete al médico pero puede ser útil tener una información básica de sus parámetros y su significado.
Hemograma. A partir del período neonatal, en el que pueden variar bastante, los valores pediátricos normales son los que se indican a continuación.

  • Hematíes: entre 3.100.000 y 5.300.000 por mililitro (mL). Su misión es el transporte de hemoglobina y del oxígeno que llega de los pulmones. Una disminución de sus cifras puede indicar anemia. El tamaño de los hematíes se mide por el Volumen Corpuscular Medio (VCM), cuyas cifras normales en el niño son de 75-95 µm3xfl. La cantidad de hemoglobina, que transporta el oxígeno, se mide en la sangre y en cada glóbulo rojo y se expresa en el análisis con las siglas HCM (hemoglobulina corpuscular media). Las cifras normales oscilan entre 26,5 y 33,8 pg/célula
  • Leucocitos: entre 4.500 y 17.000/mL. Son células de defensa. Comprenden varios tipos, cuyos valores se incluyen en la “fórmula leucocitaria”: linfocitos, neutrófilos, monocitos, eosinófilos. Sus desviaciones pueden orientar hacia una infección, un proceso tumoral o una alergia.
  • Plaquetas: entre 150.000 y 500.000/mL. Se encargan de coagular la sangre, taponando heridas.
    Bioquímica en sangre. Los posibles análisis químicos son muy numerosos. Interesa señalar, por su interés general, los que se practican con mayor frecuencia.
  • Glucemia (azúcar en la sangre). Está elevada en la diabetes y su descenso indica hipoglucemia
  • Creatinina y Urea. Informan sobre la función renal
  • Colesterol y triglicéridos. Representan las grasas del organismo
  • Transaminasas. Enzimas que informan sobre todo del funcionamiento del hígado
  • Ácido úrico. Su elevación provoca la gota

Síndrome de Down

En el síndrome de Down no es infrecuente la detección de variaciones de los parámetros normales del hemograma. Pueden ser debidas a enfermedades relativamente frecuentes en el síndrome: aumento del número de hematíes (eritrocitos o glóbulos rojos) o un descenso de las plaquetas en cardiopatías congénitas graves, alteraciones en el recuento de hematíes y leucocitos en leucemias o una anemia en la celiaquía. Algunas alteraciones se encuentran en niños sanos, al parecer asociados a la propia trisomía 21, sin que representen enfermedad. Conviene conocerlas, para evitar su incorrecta interpretación:
Una tercera parte de los niños con síndrome de Down presenta cifras bajas de leucocitos.
También en una tercera parte, los valores del volumen corpuscular medio (VCM) están elevados (macrocitosis)
En el primer año de edad no son raras cifras altas de plaquetas, sobre todo en las primeras semanas de vida.
Sin embargo, las variaciones netas del perfil bioquímico normal suelen equivaler siempre a enfermedad (diabetes, gota, etc.).

Signos de alerta

La presencia de palidez, fiebre prolongada, tumefacción de ganglios linfáticos, dolores óseos o articulares, entre otros síntomas, pueden deberse a procesos patológicos que una analítica sanguínea puede descubrir u orientar. En todo caso, debe ser el médico quien decida sobre la conveniencia o indicación de realizar los análisis.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

En los programas de salud para las personas con síndrome de Down se incluye la realización periódica de análisis de sangre, para detectar precozmente alteraciones que requieran procedimientos preventivos o terapéuticos. En el addendum del libro se especifican las actuaciones preventivas básicas para los niños con síndrome de Down recomendadas en el Centre Mèdic Down (CMD) de la Fundació Catalana Síndrome de Down (FCSD), que incluyen estas determinaciones (ver Programa de Salud). Destaca el interés de practicar un hemograma durante las primeras semanas de la vida, por la posibilidad de presentación de trastornos hematológicos (ver Leucemia), y alrededor del primer aniversario, para descartar una no infrecuente anemia por déficit de hierro.

Ir arriba