Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Alimentación

La alimentación consiste en la obtención, preparación e ingestión de los alimentos. La nutrición es el proceso mediante el cual los alimentos ingeridos se transforman y se asimilan, es decir, se incorporan al organismo de los seres vivos. Por extensión, se llama alimentación al suministro de energía o materia prima necesaria para el funcionamiento del cuerpo humano.
Los alimentos son sustancias o productos de cualquier naturaleza, que por sus características, aplicaciones, preparación y estado de conservación son susceptibles de ser habitualmente o idóneamente utilizados para la nutrición humana normal.
Los nutrientes son todas aquellas sustancias que componen los alimentos y cumplen las funciones anteriormente mencionadas, es decir, nutrir al organismo. Los nutrientes que constituyen los alimentos son: hidratos de carbono o azúcares, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Características generales

Los seres vivos necesitan, además del agua, que es vital, una variada y equilibrada alimentación que es fundamental para la vida. Una dieta correcta debe contener cantidades adecuadas de proteínas, lípidos, azúcares, vitaminas y minerales. La base de una buena nutrición reside en el equilibrio, la variedad y la moderación de la alimentación. La alimentación actual es muy a menudo desequilibrada, desestructurada y suele ir unida a una vida cada vez más sedentaria.
Ya desde hace 2400 años, se conocía la relación entre la alimentación y la salud. Hipócrates decía “nuestra alimentación es nuestra medicina”. Es bien sabido que los factores alimentarios están asociados a enfermedades como la diabetes, la osteoporosis, la obesidad y otras. En el siglo XX se demostró el vínculo que hay entre las carencias alimentarias y las enfermedades graves. Las diferentes formas de malnutrición siguen siendo, aún ahora, problemas de salud pública.

Alimentación y síndrome de Down

En los niños con síndrome de Down, como para el resto de la población infantil, es fundamental realizar una alimentación equilibrada para su correcto desarrollo y una dieta variada para evitar que las comidas sean monótonas. Se debe comer de todo, ya que un alimento no es ni bueno ni malo, todo dependerá en la medida y frecuencia en que se consuma. Se debe potenciar la dieta mediterránea, por tanto es importante el consumo de frutas y verduras, carnes y pescados, pan y otros cereales, arroz y patatas, así como pasta y sobre todo las legumbres, que en los últimos años han estado un poco olvidadas. (Figura 2.2)

Orientaciones preventivo-terapéuticas.

Para asegurar una correcta alimentación se debe procurar:

  • Tomar una gran variedad de alimentos, pero no en gran cantidad.
  • Comer despacio y masticar bien.
  • Mantener un peso estable como signo de equilibrio nutritivo.
  • Evitar el exceso de grasas de origen animal.
  • imitar el consumo de azúcares.
  • Beber agua, que es la bebida fisiológica por excelencia.
Ir arriba