Saltar al contenido
ABC21 – Fundació Catalana Síndrome de Down

Adenoiditis

Las vegetaciones adenoideas forman parte, junto con las amígdalas, del sistema de protección frente a infecciones. Están situadas en la parte posterior de las fosas nasales, tras el velo del paladar, por lo que no son visibles a simple vista. (Fig. 2.1). Su inflamación aguda es la adenoiditis.

Consideraciones generales

Esta inflamación generalmente se asocia a una rinitis y produce, en niños pequeños, una importante obstrucción de las fosas nasales, una secreción nasal espesa o purulenta y fiebre. Puede acompañar a una amigdalitis aguda o puede complicarse con una otitis media.

Síndrome de Down

En los niños con síndrome de Down, la faringe es algo más reducida y la respiración suele ser bucal, por lo que el cuadro es bastante más frecuente, aunque en general no reviste gravedad.

Signos de alerta

La secreción nasal, muy frecuente en niños pequeños, se incrementa de volumen y se espesa, pudiendo ser coloreada (posible signo de sobreinfección) y puede acompañarse de fiebre.

Orientaciones preventivo-terapéuticas

Esta infección suele responder bien al tratamiento antibiótico y descongestionante. Si se presenta con cierta frecuencia puede realizarse una adenoidectomía, que consiste en la extirpación quirúrgica de las vegetaciones adenoideas, intervención que a menudo se realiza de forma sistemática en niños pequeños si hay que practicar también una amigdalectomía.
Las vegetaciones adenoideas se reducen de tamaño de forma fisiológica a partir de los siete u ocho años, de forma que en la adolescencia prácticamente son inexistentes, aunque en casos aislados pueden persistir y ser necesaria su extirpación.

Ir arriba